dijous, 14 d’abril de 2016

#MulheresContraOGolpe crida de la MMD del Brasil #NoHabraGolpe

La Marxa Mundial das Mulheres (MMM) al Brasil i la CN #MulheresContraOGolpe en solidaritat amb la presidenta Dilma, per la legalitat, contra el masclisme i en defensa de la democracia, crida als moviments socials aliats de tot el món a expressar la seva solidaritat ja sigui realitzant accions públiques o enviant fotos, cartells, cartes de solidaritat que expressin el rebuig als intents de cop d'Estat en marxa actualment al Brasil. 

____ 


Un mes. Este es el período que separa una curva histórica en nuestra democracia. El 8 de marzo de 2016, el Supremo Tribunal Federal (STF) publicaba el rito del impeachment y de esta manera estaba dada la salida hacia el golpe. Un golpe sí, porque la presidente Dilma Rousseff no ha cometido ningún crimen.
Durante este período, a pesar de toda influencia y manipulación de los grandes medios, lo que se ha visto son brasileiros y brasileiras que se movilizaron en diversos frentes y con un solo objetivo: frenar el golpe en gestación y garantizar las bases de nuestra democracia.
Con la fuerza de las redes sociales, movimientos sindicales y sociales y la participación de formadores de opinión, se instaló el debate en las plazas, calles, universidades, de Brasil y del mundo. Cada grupo o representante comenzó a señalar las maniobras jurídicas y mediáticas para dar un aspecto de legalidad a lo que es, en realidad, el intento de la oposición de tomar el poder que no logra por las urnas.
Denunciamos la alianza de la élite económica brasileira, anclada con sectores de la justicia y grandes medios, especialmente, de las Organizaciones Globo-, para manipular la verdad de los hechos y repetir, como en 1964, un golpe de estado.
El movimiento #NoHabráGolpe ha crecido y hoy recibe el apoyo de personas que no votaron a la presidente Dilma Rousseff, pero saben que, si ocurre un golpe de hecho, es la democracia la que está en peligro.

¡Es un golpe sí!
Juristas, artistas, líderes sindicales, movimientos sociales, periodistas, estudiantes, científicos, profesores, músicos. Todos los días, nuevos manifiestos de grupos en Brasil y en el exterior denuncian el proceso golpista.
La prensa y la comunidad internacional precisan saber lo que está ocurriendo. Con maniobras golpistas, intentan fragilizar e poner en peligro la democracia brasilera y desestabilizar aún más nuestra Nación.
Esa es la curva histórica. El juego es sucio, pero la reacción popular viene haciendo su papel en los cambios de rumbos sobre un tablero que parecía ya estar totalmente definido. No lo está.
Ejemplo de ello son los más de 120 manifiestos producidos en las últimas semanas 
  

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada